›› II Curso de Posgrado: "Ambiente, Economía y Sociedad" (2000)

›› Resúmenes de clase

›› Clases 21-27 - Desde el 6/9/00 al 18/10/00.

Clase 21 (6/9): Inundaciones en la ciudad de Bs. As. y tratamiento de la ecozona (Guillermo Gallo Mendoza y Héctor Sejenovich).
La valorización de los desastres permite sensibilizarnos y orientar fondos para evitarlos. Al hacer estas evaluaciones nos hacemos la pregunta sobre el valor de la naturaleza. En términos de costos es medida por pérdidas de vidas o daño a la infraestructura. Las compañías de seguros hacen estas mediciones. Sin embargo, la sociedad selecciona excesivamente la naturaleza por la división internacional del trabajo. El uso de la biodiversidad de un bosque queda reducido a sólo algunas maderas y animales, el resto se desaprovecha porque no se incorpora la racionalidad ecológica. Un modo más integral de abordar la relación con la naturaleza es el de la escuela de ordenación de cuencas española. El hombre quiere mejorar su calidad de vida. Para lograr esto, mediante su estructura económico-social transforma la naturaleza mediante procesos de producción-degradación, aprovechamiento-desaprovechamiento, uso parcial-uso integral; estos procesos a su vez se dan en el ecosistema, agroecosistema y tecnosistema. Ellos generan movimientos sociales y teóricos que repercuten en las políticas de estado, las cuales a su vez inciden en la calidad de vida. Esta visión global es muy distinta de la de la economía que sólo estima los daños. La actual visión de la naturaleza es caótica y regida por procesos irreversibles, donde hay tendencias. Es pausible la pregunta: ¿cuáles son las tendencias existentes que llevan a la inundación? Es una catástrofe social porque la naturaleza está mediada socialmente. Por ejemplo, Buenos Aires ofrece una ventaja comparativa geoestratégica que se privilegió: el agua como transporte, para consumo de la población y para la producción. El río contaminado es una externalidad del proceso productivo. Una visión integral permite ver a la naturaleza como una fábrica. Esto se expresa en la matríz de insumo-producto. Esta matríz incorpora los tres sectores -primario, secundario y terciario- y uno pre-primario. En una postura clásica, ningún sector se hace cargo de los costos de reproducción de la naturaleza y la oferta ecosistémica se presenta como algo dado a perpetuidad. Pero esta oferta está constituída por recursos que pueden ser renovables, no renovables y de carga o depósito. Hay una creencia de que la naturaleza es infinita y se reproduce sola. Es necesario que se reproduzca como nosotros queremos. Para esto es necesario trabajarla. Para respetar los ciclos ecosistémicos hay que empezar a trabajar desde los procesos naturales que conforman la fábrica de la naturaleza. La matriz insumo-producto para una cuenca -se puede tomar la unidad cuenca del maldonado, por ejemplo- la considera como una fábrica y parte del reconocimiento por parte de los sujetos sociales de cómo se reproduce la naturaleza, cuál es la oferta ecosistémica que permite continuar el proceso reproductivo. La matríz insumo-producto es como un manual de operaciones de la fábrica de la naturaleza, que permite trabajar con los pies en la tierra, diseñar con la naturaleza sin oponérsele, sino siguiendo sus tendencias. El concepto de cuenca ofrece la posibilidad de visualizar integralmente todas las relaciones de la ciudad, donde se necesita hábitat para la calidad de vida de la gente, hábitat para la producción y los servicios, garantizando la reproducción de los procesos.

Clase 22 (13/9): Cuentas patrimoniales de la Pcia. de Entre Ríos (Guillermo Gallo Mendoza y Héctor Sejenovich).
En la clase anterior, se explcitaron dos tipos de diagnóstico ambiental, "expeditivo" con fuentes secundarias y "en profundidad" con fuentes primarias y secundarias. Se lo llama "cuentas patrimoniales". Se aplicó en El Bolsón -Río Negro-. Consiste en la construcción de cuentas para el ordenamiento ambiental del territorio. En la Cuenca del Paraná, se aplicó a departamentos de Entre Ríos: La Paz-Diamante-Victoria-Gualeguay-Islas del Ibicuy. Se analizan ecozonas, se consideran cambios de cultivos, un acueducto, la presa de Paraná Medio, la producción de madera y la cantidad de fauna con la respectiva dinámica de poblaciones. Se propone un uso integral, en vez del actual parcial, a partir de unidades económicamente significativas. Esto permite considerar también especies medicinales que procesadas por los laboratorios le aumenta su valor agregado, el manejo integral del bosque nativo, comercializar los bonos de carbono, ganadería vacuna bien manejada con alambrado eléctrico y frutales. La matríz de insumo-producto se aplicó también a la ciudad de Diamante y de Victoria, donde hay un conflicto pendiente por el puente a Rosario y el Estudio de Impacto Ambiental. La matríz de Leopold es muy subjetiva y binaria. Está el mito de que el bosque nativo es de lento crecimiento. Bien manejado rinde más que las especies exóticas. Con este modelo se invierte menos de lo que se gasta en programas de asistencia social, ya que se crean un empleo directo y tres indirectos. En esta zona hay un proceso de concentración y de desaparición de pequeñas unidades productivas y de pueblos agrícolas que hoy son fantasmas. Estas pequeñas unidades pueden considerarse como productoras de biodiversidad. Las Cuentas Patrimoniales garantizan la reproducción de la naturaleza, ya que hay un sector pre-primario que considera el costo de reproducción. El mercado clásico no tiene en cuenta ni garantiza esta reproducción de los procesos ecosistémicos. Los toma como externalidades y por ende no hay desarrollo sustentable viable, sino monte degradado, suelos erosionados y fauna en extinción. Este modelo considera mercados de abastecimiento popular, cooperativas de consumo popular, apicultura orgánica (miel, propóleo,pólen), industria farmacéutica, tinturas vegetales, producción orgánica, cambios en los usos del suelo y reconversión de la extensión agropecuaria. Hay que hacer un Estudio de Impacto Ambiental para ver qué ocurre con estos cambios en los usos del suelo. Las unidades de producción son homogéneas y su aplicación no sería demasiado difícil ya que se trata principalmente de tierras fiscales. De cualquier manera no se trata tanto de implentar una reforma agraria sino de manejar adecuadamente los recursos naturales, no de acuerdo a una racionalidad capitalista insustentable sino de acuerdo a un desarrollo sustentable, que sea, económicamente viable, socialmente justo y que se adecúe a los mecanismos de reproducción de la naturaleza o, como se llama, a la "fábrica de la naturaleza". Si lo ambiental no se valoriza económicamente, entonces no hay incidencia, a menos que sea una decisión política fuerte. La ecuación económica costo-beneficio tiene que incorporar lo ambiental para que sea tenido en cuenta. Lo que no se mide no existe.

Clase 23 (20/9): Impacto ambiental petrolífero en Neuquén y Magdalena (Guillermo Gallo Mendoza y Héctor Sejenovich).
En ambos casos se trata de daños ocasionados por la actividad petrolífera. El modelo de medir la actividad económica mediante el Producto Bruto tiene limitaciones. El modelo propuesto en las clases anteriores 20-22, muestra una variedad y posibilidades mayores. Desde el punto de vista de la economía clásica, se trata de internalizar las externalidades, es decir, introducir el medio ambiente en la ecuación económica. Se llega a introducir el flujo ecológico de materia y energía dentro de la economía, pero debe ser al revés: con esta dotación natural, ¿qué puedo hacer? Planificar de acuerdo a cómo funciona la naturaleza, no de acuerdo a cómo funciona la economía. Esto es considerar la oferta ecosistémica. El flujo de todos los recursos renovables y no renovables, el sistema como depósito y también como hábitat para calidad de vida y de producción. Si tuviéramos un modelo matemático suficiente, no necestaríamos suplirlo con la matríz de insumo-producto. Esta matría considera los tres sectores de la economía: el primario, el secundario y el terciario. Los tres utilizan y degradan la naturaleza. La pregunta clave es ¿quién se ocupa de la reproducción de la naturaleza? Nadie, a menos que se vea un beneficio por la eficiencia en el uso de la energía o la reutilización de los residuos. La matriz insumo-producto nos da una imágen de la "fábrica" de la naturaleza, que da un costo unitario de producción para cada fábrica (bosque, humedal, cuenca, albardón, etc.). Este resultado es objetivo, so subjetivo. el enfoque clásico pregunta ¿cuánto estará dispuesto a pagar por tal o cual cosa? Carlos Barrera ya desde 1974 intentó objetivar esto en términos de energía y flujos de energía. Toda la matríz puede expresarse en términos de energía; la de los bienes de uso para que la gente pueda subsistir. Para incidir en el mercado necesito valorizar, ponerle un valor a la naturaleza. Todo esto se aplicó a Magdalena y Neuquén. Para valorizar los daños y las alternativas de remediación. El art. 41 de la Constitución Nacional dice que hay que recomponer cuando los procesos ecológicos-económicos-sociales degradan el ambiente. El caso Magdalena es el de un municipio débil que enfrenta a una gran corporación multinacional. Es necesario tener un diagnóstico inicial claro: ¿cómo está la situación antes del derrame? Se diseñan tres ecozonas o franjas: costero-marítima, humedal ribereño, ganadero-agropecuaria. Las playas del municipio de Magdalena reciben un turismo de clase media baja y está en desarrollo un turismo de clase media alta con marinas para veleros, porque se encuentra equidistante de Mar del Plata y de Punta del Este. El derrame de 5000 m3 de petróleo por un choque de buques en el canal de acceso al Puerto de Buenos Aires, ocasionó el deterioro de las playas y el daño del paisaje y la infraestructura, lo que hizo mermear el turismo. La fábrica de la naturaleza quedó severamente deteriorada. La historia de la naturaleza debe ser respetada y comprendida. La naturaleza no responde a modelos de realidad determinísticos-reversibles (de causa a efecto lineal), sino a sistemas probabilísticos e irreversibles. Actualmente el juicio sigue en curso y el Instituto Nacional del Agua encontró contaminación. Aquí hay una responsabilidad subjetiva de la empresa, es decir, por la actividad misma. El Río de la Plata es un río de petróleo, ya que circulan 11.000.000 de m3 / año. En el caso de Neuquén, se empleó la matríz de insumo-producto para un partido y se demostró que con una inversión de 5 U$S / ha se produce una renta de 20/30 U$S / ha con diez alternativas de producción. Las tres empresas responsables del daño ambiental en Neuquén son YPF, San Jorge y Pérez Companc. Este dato da una idea del deterioro: la provincia tiene 6000 km de rutas. La prospección petrolera abrió 100.000 km de picadas. Además no hay tecnología adecuada para ductos en zonas de aluvión.

Clase 24 (27/9): Biodiversidad y recursos genéticos (Dina Foguelman).
Hablamos de biodiversidad de plantas cultivadas. Esta palabra biodiversidad es una palabra cómoda, aunque muy general. Del análisis de caracteres de las plantas cultivadas se observa una matríz común. A nosotros, sólo un 2% del pool genético nos distingue del chimpancé. Tenemos un 30% en común con una bacteria. Una especie es un conjunto que tiene un paquete de información común. Entre los vegetales es más común la hibridación entre especies distintas. Parece que la agricultura está ligada a la mujer. Era la encargada de la recolección. El hombre salía a cazar siguiendo las migraciones de los rebaños. A través de la observación comenzó el proceso de domesticación según resistencia al clima y a las plagas. Se consideró el rendimiento, es decir, la relación entre lo consumido y lo guardado (debía ser de uno a seis). El hambre sobrevenía cuando no se podía guardar suficiente semilla. Este proceso se superpone a la selección natural y a veces va en contra. Varía según ciclos climáticos secos y húmedos. Las langostas eran la plaga incontrolada. La civilización incaica y preincaica conoció el aillu. Cada valle desarrollaba sus cultivos y animales de tiro. Además en el valle mismo había pisos de producción complementarios y mucho intercambio entre los pisos. Parece que hubo incluso un centro de aclimatación y un proceso de domesticación a escala social de civilización, no sólo familiar. Los más especializados eran los sacerdotes que conocían el calendario de acuerdo a las estaciones. Estos eran los imperios de regadío. En Europa la biodiversidad es pobre por las glaciaciones y el mar Mediterráneo que es una barrera el repoblamiento. Todas las civilizaciones tienen su "Quetzalcoatl", o Dios civilizador que trajo la semilla y enseñó a cultivar. La selección se realiza en base a los caracteres expresados o visibles. Las plantas son construcciones humanas, un producto artificial, una disrrupción de los equilibrios que la naturaleza va confiriendo a cada especie. Datan de 10.000 años atrás, más de los últimos 3000. cuando quedaron constituídos los grandes imperios hídricos. Esta agricultara expresada en la campesina aseguraba gran variedad de especies de plantas y animales. Era una tecnología apropiada porque integraba las relaciones ecológicas y laborales. Desde la segunda mitad del siglo XX se produce la revolución verde. Ya en los ´70s y ´80s se ven sus efectos. Es una selección de plantas cultivadas que priorizó el rendimiento y la apropiación económica de los desarrollos. Se pasa del campesino que guarda su semilla al productor que la compra a las grandes corporaciones semilleras. Además necesita enormes subsidios de fertilizantes, insecticidas, riego, herbicidas, etc. Todo subsidio se mide en costo de energía basada en el petróleo. La revolución verde uniformizó los cultivos. Se crean bancos de germoplasma para emergencias.

Clase 25 (4/10): Apropiación de los recursos genéticos (Dina Foguelman).
Esta clase está referida a los transgénicos. Hace cuatro días me enteré de que la venta de transgénicos para consumo humano se prohibió. Se acepta su uso para forraje. Ocurre que este ámbito es muy incierto porque el 99 % de los fondos se destina a desarrollos biotecnológicos y sólo el 1 % a bioseguridad, es decir a hacer estudios concienzudos de varias generaciones para chequear qué efectos puede tener para la salud humana el consumo de transgénicos. De cualquier manera no se trata de descartar de plano lo transgénico, sino de hacer un buen análisis caso por caso. Pero ¿quién lo hace? y ¿quién lo paga? La FDA de EE.UU hizo entre el ´88 y el ´92 un listado de genes y condiciones de bioseguridad. La tecnología del modelo Revolución Verde también tiene sus contraindicaciones a la hora de evaluar los manejos químicos de los cultivos. Lo mejor es tender a un manejo integrado de malezas y plagas. El excesivo laboreo erosiona y compacta los suelos. Cada paquete tecnológico tiene sus beneficios y perjuicios. En general no se tiene en cuenta el ecosistema, no hay pruebas ambientales. Sólo se priviloegia el rendimiento. En los últimos tiempos ha habido una concentración del de las empresas químicas. El 97 % del capital circulante es financiero. Sólo el 3% es productivo. Gran parte del mismo ha anclado en estas corporaciones químicas como BASF, Ciba-Geigy, Monsanto, etc. Sus desarrollos no tienen tanto que ver con los transgénicos en el área de alimentos sinop con lo farmacológico y las terapias génicas. Sin embargo, públicamente se ha cuestionado este desarrollo lateral ligado a los alimentos. Pero no hay ningún cuestionamiento ligado al uso farmacológico. Hay combinaciones genéticas que son naturales, pero las nuevas combinaciones no son naturales sino artificiales. La naturaleza tiene límites, el hombre no los tiene en su manipuleo. Además hay que ver cuánto dinero destinan las corporaciones a este tipo de desarrollos, mientras que la política pública al respecto es casi nula. Esto va generando una dependencia tecnológica cada vez mayor. El ejemplo del paso del campesino acopiador de su propia semilla al productor agropecuario dependiente de la compra de semilla corporativa modificada genéticamente muestra claramente este proceso de dependencia creciente y vulnerabilidad del sistema alimentario nacional y mundial.

Clase 26 (11/10): MESA REDONDA VIRTUAL POR INTERNET
"Política ambiental". Panelistas: Secretario de Desarrollo Sustentable y Política Ambiental de la Nación (Oscar Massei), Presidente de Agencia Córdoba Ambiente (Néstor Bárbaro) y miembro del Consejo de Planificación Urbana de la Ciudad Autónoma de Bs. As. (David Kullock); Moderador: Santos Horacio Fazio.

Clase 27 (18/10): Racionalidad económica, ética ambiental y generaciones futuras (Santos H. Fazio).
Esta exposición considera cuatro aspectos entrelazados. Primero la relación entre economía y ambiente. Segundo La racionalidad del comportamiento económico. Tercero la ética ambiental en relación con la globalización y las generaciones futuras. Cuarto la ética con respecto a la economía y el ambiente. El primer tema nos sitúa en la relación básica entre economía y ambiente. La economía es lo que permite al hombre atender a sus necesidades. El hecho básico es que vivimos en un mundo finito, es decir, de recursos con un determinado stock. Estos recursos deben atender al sustento humano. No se trata tanto de administrir recursos escasos sino de saber atender las necesidades de todos, sabiendo que los recursos tienen una tasa limitada de reproducción, por encima de la cual se empieza a agotar el stock. Esto hace que necesidades humanas ilimitadas -estilo de vida consumista- planteen la racionalidad del comportamiento económico. Este es el segundo tema: la racionalidad del comportamiento económico. Metodológicamente, como un Robinson Crusoe, el individuo ha sido exaltado más allá del conjunto de la sociedad. De manera tal que a menudo el interés particular prevalece sobre el interés del conjunto. Esto lleva al planteo de un ser humano que deviene solidario o se convierte en un consumista y comprador compulsivo. La racionalidad de fondo es más instrumental que humana, donde todo se convierte en cosa que me sirve de un modo útil para satisfacer mi propio interés. Hay una racionalidad de tipo evaluativo, que permite establecer una proporción sensata entre los fines y los medios. Ej.: si quiero comer una manzana, no talo el árbol para alcanzarla. Esto lleva al tercer punto, la ética ambiental en relación con el actual proceso de globalización y las generaciones futuras. Todas las acciones humanas tienen un efecto ambiental presente y al mismo tiempo en las generaciones futuras. en este sentido, el hombre ha ocupado distintos rangos en la jerarquía de los seres. Desde "rey del universo" con una voluntad omnímoda para domesticar todo hasta ser considerado igual a una roca por la "ecología profunda", en igualdad de condiciones. Esto abre el abanico a cuestiones tales como la relación entre progreso científico adoptado como valor incuestionable, y las nuevas tecnologías. ¿Se debe hacer todo lo que se puede hacer? ¿Hay límites al progreso? ¿O no hay ninguno? ¿Cuáles son las certezas de las consecuencias de las acciones presentes en el futuro? ¿Adónde nos lleva el consumo de OGM? ¿Cuál es el riesgo que se corre? ¿Hay alguna evaluación? Aquí hay incertidumbre una cuestión ética abierta. Englobando todas estas cuestiones y, en general, las desarrolladas a lo largo del curso, se aprecia cómo el conocimiento humano es clave y nos conduce a una fragmentación tal que la política se distorsiona severamente y no hay una visión global de los problemas. También se ve que los sistemas ecnómicos dominantes en esta modernidad tienen serias limitaciones con respecto a la ética ambiental. La exclusión social es un signo y un síntoma de todo este rpoceso que ha venido ocurriendo desde, por lo menos, el siglo XV. Actualmente, no hay dudas de que la cuestión ambiental es interdisciplinaria y debe ser abordada en conjunto.